sábado, 11 de noviembre de 2017

Córcega GR20: Etapa 2 - Ref. Ortu di u Piobbu-Ref. Asco Stagnu

La noche ha sido fría, y nuestros sacos ligeros, pensados para el refugio, han estado un poco justos. También ha estado justo el espacio. Hemos metido las mochilas dentro para quitarlas de la humedad de la noche (y del alcance de los animales de cuatro patas o dos…) y costaba estirarse…pero a pesar de ello hemos dormido bien y descansado. Y lo necesitábamos…hoy nos toca doblar etapa, el recorrido no será mucho y por eso decidimos doblar esta etapa, pero el desnivel asusta, y más con una mochila a la espalda. 
Pasarela de Spasimata. Uno de los hitos de la jornada.
Fecha: 03-07-2017
Montañeros: 2
Distancia: 12,78 km
Desnivel positivo: 1.671 m
Desnivel negativo: 1.775 m
Duración (con paradas): 9 h
Recorrido: Ref. Ortu di u Piobbu (1.545 m) – Col de Avartoli (1.896 m) – Bocca de Avartoli (1.898 m) - Bocca Innuminata (1.860 m) – Ref. Carozzu (1.268 m) – Pasarela Spasimata (1.235 m) -  entorno Lac Muvrella (1.970 m) – Bocca di Stagnu (2.003 m) – Ref. Asco Stagnu (1.425 m) Dificultad: Moderada, por el desnivel acumulado. Algunos tramos con cadena tras la pasarela de Spasimata, aunque sin dificultad.
IBP Index: 195
Track en wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=19370455

En la cocina nos encontramos el desayuno en un tupper con nuestro nombre. Nos hemos levantado a las 5:30 pero no somos los primeros. Calentamos el agua para el café soluble y el té, y damos buena cuenta del pan, las mermeladas, el zumo…para el día no llevamos más que barritas y frutos secos, así que del desayuno no puede quedar nada.

Tras llenar las botellas en la magnífica fuente del refugio, de las mejores del recorrido, comienza la subida entre ejemplares jóvenes de abedul y como no, algunos pinos aislados. La subida comienza fuerte, o tal vez es la hora, y luego se suaviza, o tal vez son las piernas que ya se han despertado.
Dejamos la zona del refugio. Entre esos árboles está la fuente.
Comenzamos subiendo...
...aunque luego le pendiente se suaviza. El camino es agradable a estas horas de la mañana.
Llegamos a la zona llana en el contrafuerte.
Tras salvar un contrafuerte (1.640 m; 30 min), una corta bajada para salvar una serie de placas de granito, frente a nosotros aparece la subida a un nuevo collado, aunque no nos queda claro visto desde aquí a cuál nos dirigimos. Así que simplemente seguimos el GR, que primero bordea las placas y después va a ir marcando vueltas y revueltas entre canchales y arbustos y desesperándonos un poco.
Toca descender para salvar unas grandes placas.
Todavía no nos hemos acostumbrado a los grandes ejemplares de pino laricio, así que cualquier momento es bueno para pararnos y sacarles una foto.
Comenzamos la subida pegados a la parte baja de las grandes placas de roca. A veces avanzaremos por la misma placa, a veces justo en el borde, luchando con los arbustos.
La idea con la que se trazan los GR choca a veces con ese espíritu de ascensión más o menos directa al que estamos acostumbrados por habernos centrado tanto en las cimas. No vemos el motivo a tanta vuelta, si el collado está arriba se sube y ya está…pero sus razones tendrá. En cualquier caso la vegetación te impedirá salirte de sendero, así que paciencia.
La subida nos llevará, dando bastante vuelta por la parte despejada de la ladera de la foto, al collado que se ve hacia la izquierda.
También con paciencia seguimos al paso de otros montañeros, dado lo colapsado del camino en algunos momentos, y llegamos a uno de esos collados (1.916 m; 1 h 30 min) que veíamos desde abajo. Pero la subida continua todavía por el contrafuerte de nuestra izquierda, para salir a un corto faldeo.
Mirada a nuestra espalda, a la subida que acabamos de realizar.
En el collado. Frente a nosotros aparece la "parte alpina" de la montaña corsa.
Y toca seguir subiendo, ahora por el contrafuerte a nuestra izquierda.
Nos sorprenden las agujas que presentan las laderas de algunas de estas montañas. Espero que se aprecien en la foto.
Faldeo, o subida algo más suave. El sendero, como durante todo el recorrido, es más que evidente.
Luego de una corta bajada, comenzamos un entretenido (o desesperante, depende de las fuerzas) sube-baja con algunos pasos donde poner las manos. Avanzamos con la arista sobre nuestras cabezas, prácticamente paralelos a la misma.  Al final de tanto sube y baja  llegaremos a la Bocca de Avartoli (1.898 m; 3 h 10 min).  Más sube-baja, pero ahora sobre todo baja, para llegar a la Bocca Innuminata (1.860 m; 3 h 30 min). Nos sentamos a descansar y disfrutar de las vistas, con agujas rocosas por todas partes y a nuestra espalda gran parte del camino ya recorrido. 
Vamos a ir paralelos a la arista. Así que subiremos y bajaremos según lo haga la muralla.
A veces avanzaremos por sendero, a veces habrá que poner las manos ya que el camino nos adentra en la roca.
Sobre nosotros siempre la cresta, con algunas rocas de lo más singular.
En los alrededores de la Bocca Avartoli.
Letrero en la Bocca. Casi todos estos pasos nos los encontraremos señalizados.
Seguimos con las rocas de formas curiosas. Yo veo la cabeza de un perro, o de un dragón...
De la Bocca Avartoli continuamos en descenso.
Mirada al recorrido realizado. El pico del centro corresponde al segundo contrafuerte que hemos subido en el día, y luego paralelos a la cresta, con subidas y bajadas hasta llegar aquí.
Frente a nosotros, más agujas.
Llegando a la Bocca Innuminata, donde pasaremos al otro lado de la cresta.
Bocca Innuminata.
Frente a nosotros el valle se hunde. Toca bajar. El terreno, despejado al inicio, es ahora de tierra y piedra suelta, pero se baja rápido si estás acostumbrado. Cuando va cediendo la pendiente empiezan a aparecer arboles (pino laricio, abedules…) hasta convertirse en un bosque por el que llegamos a al Refugio Carozzu (1.268 m;  4 h 35 min). Hay gente sentada en las mesas de fuera comiendo, dudamos si parar o no a comer algo, son las 11, pero decidimos seguir.
Desde la Bocca Innuminata descendemos por una ladera de bastante pendiente...
...con zonas de pedrera suelta...
...hasta llegar a un bosque en la parte baja del valle.
Por el bosque llegaremos al refugio Carozzu. Tiene buena pinta el entorno.
Entrada al Refugio de Carozzu. Es pronto, pero ya hay gente comiendo en las mesas. Nosotros dudamos, pero decidimos seguir andando.
Junto al refugio continúa el GR. Faldea por el bosque para llevarnos, tras atravesar algunas placas con pasamanos, a un nuevo valle con su correspondiente arroyo de aguas cristalinas en la que si no fuese por el apretado planning del día seguro que al menos habríamos metido los pies. Para cruzarlo tenemos la pasarela Spasimata (1.230 m; 4:50 min).
Nos llaman la atención las grandes placas que vemos frente al refugio, al otro lado del valle por el que hemos bajado.
En nuestro lado las placas son bastante más modestas, y aun y todo les han puesto unos pasamanos.
Por esas placas llegamos al puente colgante de Spasimata. Las pozas en el arroyo invitan a un baño...probablemente la gente que se quede en Carozzu vendrán aquí a pasar la tarde. teniendo en cuenta que está muy cerca del refugio, se seguro que lo haría.
Cruzando la pasarela. Los carteles limitan el número de personas que la pueden cruzar a la vez. Y como todos queremos una foto cruzándola, no me extrañaría nada que se generasen colas en "hora punta".
Una vez cruzado seguimos ascendiendo, con el arroyo a  nuestra izquierda, por un encajonado valle. Avanzamos por grandes placas que en seco no presentan problema pero que por si acaso están provistas de cadenas y cables en varios puntos.
Cruzado el arroyo, nos encontramos con una zona de placas colgadas sobre el arroyo...
...donde encontraremos cable "por si acaso". En seco sin problema, en mojado supongo que irán bien.
El valle, en esta parte baja, con el arroyo encajonado y las placas escalonada, tiene muy buena pinta.
Poco a poco el arroyo se va quedando más a la izquierda y nosotros continuamos subiendo, hacia la zona donde se intuye el collado Muvrella. El calor y el desnivel, tanto actual como acumulado, convierten en pesada esta subida. Comemos a media subida y volvemos a descansar poco antes del Lac Muvrella. Llegados a la zona llana donde se asienta el lago ni nos molestamos en acercarnos, lo vemos de lejos, del lago al collado todavía nos queda una subida con apariencia pedregosa y de fuerte pendiente, así que hay que guardar fuerzas.
Queda mucho por subir. Esta parte, por el desnivel y el calor del mediodía se nos hará bastante pesada.
Nos lleva un buen rato tener a la vista el collado Muvrella.
El pequeño Lac Muvrella, rodeado de arbustos. Queda unos metros fuera del sendero, así que no nos acercamos a él y nos conformamos con verlo de lejos.
Superamos el lago y seguimos subiendo.
Últimos metros al collado Muvrella.

Del collado Muvrella (1.970 m; 7 h 25 min) mantenemos más o menos cota, siempre cercanos a la arista hasta llegar a Bocca de Stagnu (2003 m; 7 h 50 min). El collado está lleno de gente, supongo que o han pasado la noche en Carozzu o han subido del parking de Stagnu, así que apenas nos detenemos. Muy abajo ya se ve la estación de esquí de Haut Asco, el final de la etapa de hoy. Esta bajada también se promete directa.
Pasado el collado Muvrella aparecen unas magníficas vistas. Saber que ya nos queda menos también ayuda a ver el paisaje con otros ojos.
Llegamos a la Bocca Stagnu. Bonita arista hacia nuestra izquierda.
Aunque también lo era a nuestra espalda, lo que pasa es que subiendo siempre lo disfrutas menos.
Bocca Stagnu...
...y a nuestros pies el fin de etapa: la estación de Asco.
Y no defrauda. Bajamos directos, primero por una gran canal rocosa y luego por bosque, ya con algunos zig-zags, hasta llegar al Refugio de Asco Stagnu (1.425 m; 9 h). Quitando para sacar algunas fotos y para esperar a que pasen algunos grupos en  los pasos más complicados apenas nos hemos parado.
Descendiendo por la canal. Para nosotros sin dificultad, aunque en algunos puntos el escalón a salvar es algo más grande y es fácil encontrar algún que otro senderista atascado en ellos.
El sendero deja la canal...
...y se interna en el bosque por el que llegaremos al refugio.
En el refugio, un edificio moderno de varias plantas, al llegar nos dan una buena noticia: la habitación, con una litera, es para nosotros solos. Y una mala: se les ha estropeado el agua caliente y la ducha será fría. El hecho de que el guarda hable algo de español no suaviza la noticia. Para la ducha, a pesar de lo helada que está el agua, hay cola.  Después, como merienda, nos calentaremos con la omnipresente Pietra de castaña (no está mala…) y con unas porciones de pizza sentados en la terraza del refugio.
Refugio de Asco Stagnu.
En el refugio no preparan la cena (aunque sí ponen desayunos). Tiene una tienda muy bien surtida, incluso con platos preparados para calentar pero nos decidimos por irnos al Hotel-Gîte-Restaurante Le Chalet a pocos pasos del Refugio (otra opción de alojamiento, puede que incluso tenga agua caliente http://www.hotel-lechalet-asco.com).

Nos tomamos una Colomba en la terraza y reservamos para la cena (obligatorio, el restaurante estaba hasta los topes, de hecho compartimos mesa con otras seis personas). Aunque hay menú (unos 20 €) optamos por la carta. Una ensalada compartida, abundante y bien preparada, y en mi caso una hamburguesa con foie, en su punto, que me sabe a gloria y que bien podría ser un plato único por su tamaño. Pena de ducha fría. Yo, en estos sitios, con una ducha caliente y una buena cena ya soy feliz…aunque me tendré que ir acostumbrando a lo que hay.